Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poema de Marga Mayordomo

LA TIERRA ERGUIDA




Cuando la mano nuclear que te eyacule encima
profane los úteros del magma
las ballenas jorobadas silenciarán sus cantos
y se extinguirán todas juntas.
Mientras
la luz seguirá erguida en el asfalto.

Cuando mis dedos rocen los muslos de la nieve
y los zarcillos de las hiedras se enrosquen en las tibias
las últimas hormigas serán reinas
sin huevos, sin larvas, sin obreros que las amen.
Mientras
la luz seguirá erguida en el asfalto.

Cuando incontables noches se apoderen de los tiempos
y los hombres exijan ser creados
y los imperios y legiones quieran vida.
Y aún no existan las bocas que los nombren
y aun no exista el pan grande de centeno
la luz seguirá erguida en el asfalto.

Cuando de mis besos en tu frente, queden cráneos
y solo el hielo acampe en mis sandalias
el amor encerrado en unos ojos, los del mundo,
no pasará.
Y el sol seguirá viniendo,
y la luz seguirá erguida en el asfalto.

 

MATRIX

 
deliro en la noche del carbono y de las algas…
por instinto
sus filamentos se encadenan

en mí crecen miríadas de seres, fríos y calientes
—criaturas futuristas—
todos ellos, frutos-jugosos-de-la-carne
se atropellan

a cielo abierto
entre el sexo musgoso del rocío
la gran madre-bisonte viene a verme
ruge la pampa en sus flancos
la luna orbita a su diestra
—daría lo que fuera por habitar en su lana—

presiento el punto rojo en la pupila
-como un virus-
me sumerjo en la hierba hasta los hombros
la piel de los reptiles se apodera de los vivos
oh semilla-fogata-de-los-hombres
-tan dulce, tan nueva-
diademas de serpientes te coronan

te despeño en los acantilados de la fiebre

 

Poemas seleccionados por la poeta © Marga Mayordomo, para su publicación en la revista mis Repoelas:



La tierra erguida


La chica danesa




 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras