Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

relato de Juan Peregrina

LA SUTILEZA




Rara vez coexistían pacíficamente el alumno y la maestra: ella era hermosa, metódica y férrea; él odiaba las matemáticas y las hormonas le comían la entrepierna. Ella olía cómo el adolescente sudaba por no tremar: él aprendió por entonces qué era un trampantojo y ella no llegó a entender el ejemplo que aquel chico le puso sobre algo que parecía lo que no era.
—No estoy aquí para que me mires.
—A mí me encanta mirarte.
Ella suspiró. Firmaron en ese momento, con tres palabras y ningún gesto, el pacto: él se centraría en las clases particulares, ella se dejaría mirar si los problemas se resolvían de manera correcta.
La duda metódica, la férrea mirada, la puerta entreabierta.
El resultado perfecto, la sonrisa exhibida, el sudor gota a gota destilando por la columna.
 

relato de Juan Peregrina

DELICIAS DE COCO


Mi madre tenía mano para la repostería: conseguía aromas delicados, texturas impensables, sabores de matices sorprendentes. Mi hermana se volvía loca con sus crepes, sus tartas extasiaban a mi padre y a mí me pirraban las magdalenas.
Uno de sus maravillosos postres era una tarta de queso con rayaduras de coco por encima a la que llamaba «delicias de coco», argumentando que aunque era una tarta, si la probabas no podrías comerte sólo un trozo, de ahí el plural y era cierto: sistemáticamente devorábamos una porción y después otra, como un ritual.
Horneó la última tarta el día de sus bodas de plata. Tras la cena repartió su exquisita tarta y todos repetimos, excepto mi padre, que rechazó el segundo trozo que ella le ofrecía:
—Tengo que deciros algo.


Relatos seleccionados por el escritor y narrador © Juan Peregrina Martín, para su publicación en la revista mis Repoelas:



La sutileza


Delicias de coco


 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras