Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 
LA VOZ PRISIONERA
 
Me dejo interrogar por el misterio.
Mi voz sólo responde a su llamada,
y calla cuando no es interrogada,
pues no sabe romper su cautiverio.

Mi voz se goza en no tener criterio.
Sólo sabe ser cuerda bien pulsada,
noche que se complace en ser callada
y oscura y sometida a un dulce imperio.

Cuando otra voz más firme la despierta,
no se canta a sí misma: aún más se niega
y de su propio tono se despoja.

Si por aventurado mar navega,
derrota hasta llegar a isla desierta
y tiembla y arde al sol como una hoja.

Selección de poemas de © Miguel Ibáñez de la Cuesta, elegidos amablemente por el autor, para su publicación en la revista mis Repoelas:





La voz prisionera

Una cuestión de orden

Nada que declarar




 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras