Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poemas de  Iosu Moracho Cortés

EL NÚMERO PHI




La poeta Li Suo
escribe que las palabras de su amante
caen sobre ella
como si fueran piedras en un lago
y que desde allí
reverberan,
redundan
y se abisman en la profundidad de su interior.
Hoy explico a mis alumnos la magia
que posee el número phi.
Es irracional, les digo,
como el amor que se tienen los que se aman.
Nadie pone la cabeza en eso
si no el corazón.
El número phi tiene un corazón circular y concéntrico.
Está en todo,
en la curvatura del espacio
y en la redondez de los astros las estrellas
y los senos, en los aros de vuestras bicicletas
y en las ondas de radio.
También está, -añado-,
en esas ondas que se forman
cuando alguien arroja una piedra
al interior de un lago.
Y en el txipi txapa...
Y en el desplazamiento de los patos por el estanque...
Todo lo que tiene centro, tiene radio, tiene diámetro y por tanto longitud de circunferencia.
Ahí está phi,
en el momento en que acaba
el beso de los amantes
y ellos se sienten el centro de un mundo...
Aguas turbulentas, dice Li Suo.
Pero esto nos llevaría a otra parte mucho más lejos. Por ejemplo
a aquello que decía Walter Benjamin
de que toda la sabiduría del melancólico
viene del centro de su abismo...

 

Poemas seleccionados por el poeta © Iosu Moracho Cortés, para su publicación en la revista mis Repoelas:





El alcaudón

El número phi

La lluvia y el rinoceronte


 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras