Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poema de  Juan Francisco Quevedo

EL SEDAL DEL OLVIDO




En los cafés de todas las ciudades,
en las aceras y hasta en las esquinas
que llevaban a calles sin salida,
te sabía más allá del deseo.

En cualquier espejo de cualquier lugar,
intuía en un reflejo borroso
tu suave silueta de muchacha
pálida, junto a la gabardina beige
que en Santiago lucías en invierno.

La lluvia y el frío aún eran clementes
con los dos jóvenes enamorados;
las torpes tormentas de la memoria
se escurrían, sin calar, por el manto
que envolvía aquella dulce juventud:
Los embates del sedal del olvido
no traspasaban nuestra frágil edad.

Poemas seleccionados por el poeta © Juan Francisco Quevedo, para su publicación en la revista mis Repoelas:




El sedal del olvido


Desmemoria


 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras