Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

LO QUE QUEDA AQUÍ


Es el día de dejar la antigua casa: los muebles
ya han sido retirados, las ventanas
están ya sin cortinas; y los cables de la luz
cuelgan del techo con tristeza de desastre.
Nada importante va a ser olvidado. Pero acaso,
ocultos en un rincón, seguramente queden
fragmentos de uñas, de cabellos, un botón
de una vieja camisa, la hilacha de un vestido,
una moneda de diez centavos que una mañana
saltó de mi bolsillo —poca cosa
como para extrañar su ausencia—, alguna mota
de polvo de un viaje lejano. El resto está ahora
en el camión de mudanza. Menos el tiempo
que imperceptiblemente nos fue apartando de las fotos
que llevaremos a la última casa, las uñas del dolor,
los cabellos de la ternura, los botones
de los días de fiesta. Eso se queda aquí:
las hilachas de las conversaciones, las monedas
perdidas del amor, el polvo que trajimos de otros sitios
en los que rozamos la felicidad. Cáscaras de nuestras vidas
que ignorarán los que vengan, bagatelas sin precio
que a nadie más enseñarán a vivir.

 

Selección de poemas escogidos de © Guillermo Pilia, cedidos amablemente por el autor para su publicación en la revista mis Repoelas:






Lo que se queda aquí ~ : ~ Los secretos ~ : ~ Etapas imprevistas


Ojalá ~ : ~ Rastreándote por perdidos senderos ~ : ~ Fue en Granada


Pasó el verano ~ : ~ Sin pena ni prisa ~ : ~ Alma mía, tú estas muerta


 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras