Estás en > Mis Repoelas > Colaboraciones >
        María Isabel M. Gilaranz

CUENTOS Y RELATOS

 

LA SOMBRA DE LA BOA
PROLOGO

A veces la vida está llena de caminos, senderos, rutas al final, actos inconscientes en los que no tenemos opinión; sólo somos marionetas que nos dejamos manejar como muñecos de feria. Ésta es la historia de varias personas que cruzan sus caminos, sus vidas, sus actos...

Un hombre había robado una caja que contenía un palo de madera alargado, barnizado, y no sabía qué escondía. Parecía una boa caminando en línea recta...

Sin pensar en las consecuencias lo entierra sin la caja en un hoyo.


Una chica juega en un parque. Está con su perro, es juguetón y no para quieto. La chica lo vigila, lo mira sin perder momento de su correría. De repente ve un hoyo y con las patas intenta averiguar qué hay dentro. La chica está de paso, no vive en el pueblo. Ha ido a hacer unas gestiones, quiere comprar una casa para vivir. Alguien ha mencionado ese pueblo y ella siente curiosidad...

A medida que pasa el tiempo el perro ha desenterrado parte de su botín: es un palo de madera marrón grueso y al final se le aparece delante. La chica lo coge, lo mira y se lo tira ante la atenta mirada del perro, que no quiere perder su presa. Corre y lo atrapa; la acción se repite varias veces hasta el cansancio. Al final lo atrapa en la boca.

Al acabar, la chica quiere deshacerse del palo pero el perro insiste, lo coge y con sus dientes de nuevo, lo apresa, se lo lleva. Ante la cabezonería del animal, que lucha por no soltar su trofeo, la chica claudica.
Despacio llegan a la plaza del pueblo, donde han aparcado el coche antes de iniciar el camino de vuelta. La chica prefiere tomar un café en el bar, va a ser un trayecto largo hasta su destino. Sin pensarlo se mete en el primero que encuentra, pero antes deja al perro en el maletero del coche, el cual no se desprende de su premio...

En el bar, caras asombradas miran cómo se sienta en el mostrador, el camarero pregunta su nombre...


Un administrador de fincas que se muda a la capital por algo que no ha hecho, de lo que se siente culpable...

Al final todos han emprendido el mismo camino de ida, algunos de regreso y, en medio de todo, un tiempo que nunca debió existir...

Selección de textos de María Isabel Martínez Gilaranz:
capítulo anterior

LA SOMBRA DE LA BOA : capítulo 1



Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras