Estás en > Mis repoelas >Colaboraciones

 

relato de Marisa Lozano Fuego
CAFÉ ETERNIDAD

Para Ángel Luis Utrera Baza, al hilo de su ron melancolía...
-Quisiera un café con eternidad.
-¿Cómo ha dicho? Mire, tenemos café bombón, irlandés, café con nata e incluso con chocolate, pero de ese tipo no hay...pruebe en el bar de enfrente.
-No, no, me han dicho que aquí se sirve café con eternidad y ron con melancolía.
-Creo que le han informado mal, pero puedo intentar un combinado...a ver...¿qué llevan?
-Pues no sé, tengo un par de amigos que se dedican a escribir, vienen aquí, se toman su ron y vomitan melancolía en los folios. Cuando están saturados, se toman un café con eternidad y eso que han escrito se vuelve perenne.
-No le entiendo.
-Sí, bueno, se toman su ron melancólico, escriben lo que les nace y después....después eso queda plasmado, queda capturado en los folios y la gente puede leerlo.

    -Interesante. Creo que sé de quiénes habla...hay por aquí un grupo de personas que piden ron los Viernes por la noche. Beben, conversan, ríen...en ocasiones también lloran. Traen folios, escriben cosas y luego se toman café con sal para curar la borrachera.
    Al cabo de un tiempo, vuelven con una serie de hojas impresas que regalan unos a otros. Les llaman libros. Es curioso.
    -Pues quiero un combinado de eso.
    -¿Es usted escritor?
    -No lo sé, pensé que quizá si tomo ron con melancolía y café de eternidad puedo serlo.
    -Yo le sirvo lo que usted quiera, mas le explico: estas personas se traen unas petacas, las he visto, y le echan algo a esos líquidos, la sustancia es incolora, puede que insípida, yo pensé que se trataba de alguna droga, o de un antídoto. Nosotros no tenemos el ingrediente.
    -¿Sabe dónde podría comprarlo?
    -Señor, todos tenemos dentro un poso de melancolía y un retazo de eternidad. ¿Qué tal si pide un ron, se trae un folio, escribe algo, y el resto que vaya fluyendo?
    -Así a pelo, no sé....yo no poseo la sustancia que ellos tienen.
    -¿Usted conoce el efecto placebo?
    -Pues creo que sí.
    -Lo que echan en el café y el ron es aire...ellos creen que funciona, y por eso pueden crear. Se atreven y se sienten libres. La borrachera les impide tener miedo. El café les excita la imaginación. Lo otro es puro placebo, como el ziritione de los champús.
    -¿Lo intento? Bueno, póngame un ron, algo de melancolía debo tener por ahí guardada, ayer noche murió mi perro...
    -Eso puede servir...algo más.
    -Sí, bueno, mi primer desengaño amoroso. Fue a los cinco años.
    -Estupendo, vamos a usarlo.
    -¿Y la eternidad?
    -Usted pida café, de la eternidad se ocupa el resto.
    Las palabras nacen, se asientan y van encontrando su sitio...no depende de nosotros que se vuelvan inmortales. perseguimos el mismo sueño.
    Siéntese, escriba con las tripas...Cuando haya terminado, léalo a los amigos con unas tazas de café delante, frente a una lareira de piedra.
    Para ellos, será eterno. Eso es cuanto debe importarle.

Selección de poemas y relatos de © Marisa Lozano Fuego , para la revista mis Repoelas:






Me nace un poema….

Amor nieve ~ : ~ Bicolor ~ : ~ Carnívora ~ : ~ Bautismo ~ : ~ Mírame

Un frasco de paciencia ~ : ~ Clinc ~ : ~ Una nada por navidad


A Blancanieves le falta un enano ~ : ~ Muerte en azul

Caperucita es un número primo ~ : ~ La tienda esperanza ~ : ~ ¿Y qué?

Los poetas comemos ~ : ~ Ascensor nadie ~ : ~ Café eternidad

 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras