Estás en > Mis repoelas > La buhardilla

POETAS Y ESCRITORES ENTREVISTADOS

 

ENTREVISTA A LA POETA AURORA NIEVA

REALIZADA POR:
ADOLFO MARCHENA

La escritora y  poeta Aurora Nieva
(Mi hogar es el camino)

Con su tercer libro de poesía, No te cortes (TarQus Editorial), la autora vitoriana Aurora Nieva nos invita a explorar sus versos a través del amor, la vejez, la nostalgia o la percepción del paso del tiempo.

Adolfo Marchena: Un libro donde, cada poema va acompañado de una fotografía relacionada con la ciudad o su entorno. El fotógrafo Aurelio Torrecilla es el encargado de la imagen, además de tu compañero. ¿Cómo se cocina con tanto ingrediente?

Aurora Nieva: Desde el principio teníamos claro que queríamos un libro donde la imagen acompañase a la poesía. En cierto modo, también quería darle voz a mi compañero Aurelio, y su evolución en la fotografía. El proceso ha sido costoso ya que, cada fotografía, se ha escogido para un poema concreto. Y así con todos. Muchas de las fotografías se sacaron con el único fin de acompañar a un determinado poema. Que no fuera algo aleatorio. Al abrir el libro lo primero en lo que te fijas es en la imagen, que te invita a leer el poema con otra perspectiva.

A.M.: Como le sucediera a Benedetti, también buscas o necesitas desentrañar el misterio de lo cotidiano.

A.N.: Me gustan las cosas sencillas, en la vida y en la literatura; en las personas, en todo. Descubrir la belleza en esas pequeñas cosas. También soy muy detallista, algo que no sé si se refleja en mis poemas. Muchas veces lo cotidiano es aquello que ignoramos. Lo tenemos ahí, viaja con nosotros y está en esos pequeños detalles del día a día. Por eso, hay que desentrañar su misterio y yo lo hago, siempre que puedo, escribiendo poesía.

A.M.: No te cortes significa también atrévete o hazlo. Una expresión muy frecuente en la jerga de los años ochenta. Sin embargo, los poemas que componen el libro tienen otro carácter o tono, si prefieres.

A.N.: El título no es una continuidad de los poemas que se incluyen en el libro. Pero es que, considero que no es necesario. La poesía no está atada a la lógica. La poesía es libre. Por eso busqué un título contundente y que expresara atrevimiento. Y también la necesidad de arriesgar, siempre con ciertas precauciones. Recurrí a una expresión como No te cortes para manifestar todo esto. Podría decirlo de otra manera pero no sería lo mismo, evidentemente. Como anécdota, Aurelio y yo rompimos un espejo para elaborar la imagen de la portada y le dije: sin cortarnos.

A.M.: La nostalgia y el pasado son temas recurrentes en tu poesía. Qué habita en esos patios de colegio, en los juegos o las risas en el recreo; en definitiva, en Aurora Nieva.

A.N.: Aunque soy mucho de aquí y ahora, reconozco que me gusta echar la vista atrás y muchas veces surge la nostalgia. Creo que la poesía sin nostalgia perdería su memoria. Pero ya digo, me gusta vivir el presente y no creo que cualquier tiempo pasado fuera mejor. Otra cosa es que nos agrade recordar esas escenas del pasado que nos hicieron felices. La niñez, sobretodo. Al menos en mi caso. Son momentos, como un rincón, cuando lo necesito. Pero, me repito. prefiero vivir el momento y disfrutar con un café en buena compañía.

A.M.: Uno de los versos del poema La ciudad, de Kavafis dice que: La ciudad siempre irá en ti. ¿Qué representa y aporta la ciudad en tu poesía?

A.N.: Me gustan las ciudades y, por supuesto, ver y conocer todo lo que atesoran. Pero necesitamos un lugar para vivir; el mío es Vitoria. Creo que no podría vivir en otro sitio aunque mi hogar es el camino. De todas formas no sólo me conformo con la ciudad; necesito también de la naturaleza. Y este sentimiento lo reflejo en muchos de mis poemas. Ciudad y naturaleza van unidas.

A.M.: En la cuarta y última sección en la que está divido el libro y que lleva por título Sentencia al opresor, alegas contra la violencia (las guerras, el maltrato, etc.) y, concretamente en dos poemas, aparece la figura de un “sin techo”. ¿Reivindicación o acaso sea esta una palabra con la que se trafica demasiado?

A.N.: En todos mis libros, donde no sólo abarco una temática, me gusta incluir poemas de carácter social. La reivindicación es necesaria en su momento y ha de ser realista. En el sentido de que debes saber de lo que hablas. Por ejemplo, la fotografía que acompaña al poema Cómo te llamas, refleja las manos de una persona en la calle. Nos detuvimos a charlar con él y fotografiamos sus manos y él nos obsequió con una de las pulseras que hace con hilos de colores. Me gusta tocar problemáticas como el alcoholismo o, como has dicho, criticar el maltrato o, como suelo decir: soñar un mundo sin guerra. Y sí, a veces hacemos un uso inapropiado de la palabra y la reivindicación se convierte en una causa personal. Y otras veces, por reivindicar, te acusan de antisistema, por ejemplo.

A.M.: Cada ciudad tiene su arquitectura. La pandemia ha trastocado y cambiado muchas cosas, desde la mentalidad –me atrevo a decir- a la economía o la cultura. ¿Cómo ha afectado todo esto en tu ciudad y la poesía?

A.N.: Evidentemente, la actividad ha sido nula pero ahora, de repente, ha despertado la bestia. Como si saliésemos de un atasco que ha durado días y encontráramos la carretera despejada en miles de kilómetros. Imagínate; pisaríamos el acelerador a fondo. En mi caso no he percibido cambio alguno. Tal vez por la alegría que me da volver a la actividad. Ahora, veo que no sólo me sucede a mí; todos estamos viviendo un momento de euforia.

A.M.: Con el libro ya en las librerías, qué capítulo te toca escribir.

A.N.: Ahora mismo centrarme en este libro y disfrutarlo, o lo que pueda surgir. Afrontar todo lo que conlleva una nueva publicación: su distribución por librerías, presentaciones, prensa, ferias, etc. Con este libro estoy viviendo situaciones nuevas y diferentes respecto a Pétalos transparentes o El cortejo de la libélula.

Aurora Nieva concluye con el agradecimiento a cuantos han formado parte de la elaboración de este libro: Si me permites, quisiera agradecer, en primer lugar, la colaboración de Michel Martínez Vela, cuya pintura de contraportada es suya. También al escritor Ángel de Lucas, por su quehacer en el grupo literario del Parnaso y por sus consejos en las correcciones, así como al editor Ángel Marcelo, que apostó por mí desde el primer libro. Sin olvidar a la escritora Pilar Lloves, por su apoyo incondicional. Me gustaría hacerlo público y no olvidar que, aunque el camino del poeta es solitario, siempre, siempre hay alguien que aparece y nos acompaña, aunque sea durante un breve trecho.


Entrevista realizada por Adolfo Marchena, poeta, escritor y prologuista.

 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras