Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

Relato de María José Hernández López

EN CASA DE CÓRTAZAR




Todos los libros circulan como cronopios. Son acertijos en busca de su Rayuela, desperdigados entre los apuntes de francés y la interpretación simultánea. La Maga se confunde con una figura en un póster de Metrópoli, de Fritz Lang, pero pasea como si tal cosa por todas las estancias, invisible. Sopla las cortinas, mueve algunos enseres de sitio, intenta colarse en la mente y el cuerpo del escritor que la reclama con insistencia. La máquina de escribir, se interrumpe a intermitencias, tras dar caladas a un cigarrillo varias veces. La escritura prosigue. La inspiración avanza. El músculo no descansa y el cuento está en tensión y toma varios pasillos hasta alcanzar el comedor y después el hall de la casa. Parece estar tomada por los espíritus de su tiempo, milenarios, convocan a su autor para descodificar el universo en un caos perfectamente ordenado. El gato lo sabe y agudiza su mirada azul, por si con sus garras, pudiera atraparlos. Pero son geniecillos de luz, con enorme energía, reflectados en el arco iris que proyecta el cristal de la ventana después de llover. El café humea y las palabras huyen hacia la cocina. Y se esconden entre los filtros de la cafetera. Es posible ponerse a resguardo, antes de colarse en los posos que quedan del café. Quizá vuelvan más precisas mientras los dedos tipean sobre el papel una historia de corcheas, semi corcheas que danzan alrededor de una historia e invocan un ritual. Una luz enciende el escritorio. Con la llegada de la luna, se convocó una fiesta sin invitados. Acudieron a la llamada, todos los cronopios y todos los libros.
 

Selección de y relatos y poemas escogidos de © Inmaculada Nogueras , cedidos amablemente por la autora, para su publicación en la revista mis Repoelas:






El filete


La ley del mar


En casa de Córtazar


Luciérnagas


 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras