Estás en > Mis repoelas > Colaboraciones

 

poemas de  Sarilis Montoro

ODA A LA CHICA YEYÉ




Olías a fresa, a hierbabuena
tus labios eran frescos como la menta
tus ojos como un bosque frondoso
son para mí, el refugio en donde guarecerme
del chaparrón de la ingrata soledad.
Los encuentro cuando buceo en las burbujas del olvido,
de tu olvido que yo sustituyo con la cara amable de la nostalgia.
Siento nostalgia de tu suave piel aterciopelada
de aquel trébol que lucías en tus cabellos a modo de esmeralda
de tu vestido de arco iris que sacaste del cielo de tu armario
aquella tarde de verano.
Chica preciosa de guateque
¡Cuán feliz me hiciste
entre limonadas y las guindas de tus besos
con tus lindos movimientos
al son de guitarras eléctricas y coros yeyés
cuán feliz me hiciste!
Fuiste mi chica preferida aquella tarde
y lo fuiste para siempre.
Inolvidable fue el vuelo de tu vestido
inolvidable la cinta verde de tu pelo.
Eras la Diosa de la naturaleza
eras un hada con la varita mágica
del candor convertido en excelsa belleza.
Tu salvaje inocencia me embebió
aquella tarde de guateque del 65.
¿Qué habrá sido de ti, mi bella chica yeyé?
Jamás te volví a ver
pienso que quizás fuiste un sueño
la chica de mis sueños hecha realidad
durante unas celestiales horas.
El guateque terminó, tú desapareciste
y en mi corazón te quedaste
como fragante madreselva
trepando sobre mi corazón.
Y mi alma, quedó prendida para siempre
en tus ojos, en tus cabellos, en tu arco iris,
en tu trébol esmeralda, en aquella tarde de guateque…
Ya me encuentro en el ocaso de mi vida
¿Y tú? ¿Cómo será tu ocaso?
No lo puedo imaginar o sí…
Puede que el trébol de tu pelo
sea como polvo de estrellas,
puede que el bosque de tus ojos
ahora sea un Paraíso en blanco y negro,
puede que tu vestido de aro iris
sea ahora un camisón tejido con cenizas de colores,
puede que tu aterciopelada piel
sea un pergamino escrito con las guindas de tus besos.
Para mí, siempre serás mi chica yeyé
ayer, ahora y siempre.
Mi eterna y amada chica yeyé.
Aquella tarde de guateque no comprendí
que tu flequillo partido en dos
era la señal de que nuestros caminos
se separarían para siempre.
En mi corazón jamás.

   

Poemas y relatos seleccionados por la escritora © Sarilis Montoro, elegidos por ella, para su publicación en la revista mis Repoelas:





Camino a Ítaca


Oda a la chica yeyé


Explorador galáctico


Relatos


 


Página publicada por: José Antonio Hervás Contreras